Te cuento...Decorazón

Te cuento…Decorazón

Tras pensar sobre qué temas hablar en el blog, he decidido crear un apartado a modo narrativo, donde quiero haceros partícipes de lo qué es y conlleva sacar adelante un nuevo proyecto. Me parece interesante trasmitiros la parte humana necesaria para sacarlo  y por qué no, puede que a muchos de vosotros os ayude y sea una pequeña referencia en la que fijarse para crear un nuevo proyecto profesional.

Pido disculpas si mi forma de expresarme no es la correcta. Es mi primera experiencia como blogger y espero ir aprendiendo con el paso del tiempo.

Como ya casi todos sabéis, Decorazón, Interiorismo y Acción,  surge durante y tras una crisis personal y profesional de la que todavía estoy saliendo.

Hace ya 4 años que empezaron a surgir ideas de mi cabeza e inundar pensamientos sobre lo qué ya no quería seguir haciendo en lo profesionalmente hablando. Empecé a estudiar Historia del arte en la UNED, fue un año muy interesante donde empecé a ver el arte desde una nueva perspectiva que hasta entonces no había percibido. Aunque durante mis años académicos en la Escuela de Arte y Oficios de Pamplona ya había estudiado historia del arte, esta experiencia en la UNED fue la que realmente me marcó.  Cada vez que asistía a clase, era como ver una película de Indiana Jonnes. Mis pensamientos se trasladaban a épocas tan remotas como la prehistoria y llegué a sentir lo que aquella gente de aquella época experimentó creando y expresando sus sentimientos. Mi opinión sobre nuestros antepasados prehistóricos cambió considerablemente, pude ver y sentir aquella sensibilidad de esa persona, que desde su propio desconocimiento nos ha hecho llegar a través de sus obras la forma de ver la vida que esa persona tenía,  consciente o inconscientemente…eso siempre me lo preguntaré.Quedé maravillada ante la forma de transmitir sus miedos,dudas, ritos y costumbres… me dí cuenta de que aunque nos separaban miles de años entre sus épocas y la mía, había varios factores comunes que seguían inquietando nuestra existencia aún en nuestros tiempos…Quienes somos, a donde vamos y de donde venimos…

Los objetos sacados del pasado seguían hablando y contaban muchas cosas, y  muy interesantes…la vida plasmada en arte. Podía observar el objeto que un día su creador tubo delante, percibiendo la sensibilidad y creatividad de aquella persona a través del paso del tiempo. Aquello realmente me impresionó y marcó profundamente. Me hizo pensar, que en mi época existían artistas que igualmente se expresaban a través de sus obras y lo mejor de todo, artistas que vivían cerca de mía. Empecé a sentir  ganas por conocer más a fondo este mundo del arte y empezar a aprender de todas estas personas.

Para mí, el arte es la capacidad que tenemos para expresar nuestros sentimientos de forma material. Bien sea bailando, cantando, creando obras de arte…Cada uno de nosotros intentamos encontrar la nuestra. A mí me encanta decorar la vida de la gente, hacer escenarios de vida donde se encuentre la paz y armonía. Donde la decoración y la vida rutinaria vayan de la mano y nos ayuden a vivir grandes sensaciones, grandes momentos.

Al año de empezar mis estudios en la universidad, tuve que apartarlos de mi vida. El tiempo no era el suficiente para seguir estudiando, y todavía mis hijos eran pequeños como para dedicar tanto tiempo a ello. Decidí aparcar los libros y dejar la ocasión de disfrutar estudiando para otra época más tranquila de mi vida…a demás, las ganas por seguir con Decorazón cada vez eran más fuertes y necesitaba toda la energía para dar vida a mi nuevo proyecto.

Poco a poco y con la ayuda de mi marido, fui ordenando mis pensamientos e ideas y tras largas tertulias con familia y amigos fui creando una lista de prioridades profesionales y personales. La verdad que no fue trabajo difícil, pues Decorazón nace desde los sentimientos más sinceros, por lo que en ese aspecto nunca lo he tenido difícil. Mi corazón y sentimientos son los que van creando el camino y lo único que hago es ponerme unos buenos zapatos para poder recorrerlo…

Recuerdo al principio, largas mañanas en soledad enfrente de la pantalla de mi ordenador, lamentando el ser una persona no convencional, una persona contra corriente, una persona en busca de nuevas inquietudes cuando la mayoría de las mujeres que me rodeaban estaban ensimismadas con su maternidad  y disfrutando de la maravillosa condición de ser mujer. No me sentía admitida por mi propio YO y tuve que luchar para hacerme ver que sin más, mi más profundo ser, necesitaba volver a sentirse vivo a materializar sus emociones e inquietudes…poco a poco surgían ideas. Mi cabeza era un caos y la confusión permanente, era evidente al ver el desorden de mi oficina y el desorden en mi vida…

 

 

Noticias

Jordi Alcaraz, un fotógrafo muy emocional

Tengo el gusto de presentaros a Jordi Alcaraz, un fotógrafo de Barcelona afincado en Pamplona desde hace ya 10 años.

Tras ponerse en contacto conmigo para concertar una cita, me envió varias de sus obras por correo y en cuanto abrí los archivos, pude experimentar la maravilla de emociones que sentí al admirar su obra.

Con las fotografías de Jordi, puedes sentir las imágenes y disfrutar de las sensaciones que te transmiten, que os aseguro son varias.  Jordi continua experimentando con las emociones y sigue trabajando en ello. Dentro de un tiempo podré enseñaros los nuevos trabajos en los que está poniendo toda su ilusión, y podré haceros partícipes de todas esas sensaciones de las que os hablo.

Adquiriendo sus obras no solo adquirimos obras de arte, sino artículos de interiorismo que transmiten una sensibilidad especial.Con ellas podemos decorar de una manera más emocional y os aseguro que todo aquel que las observe no quedará indiferente.

Mientras tanto si queréis ver alguna de sus fotografías os invito a que veáis en este enlace algunas de sus fotos . Seguro que sus trabajos os van a encantar. Si estáis interesad@s en alguno de sus productos, no tenéis mas que poneros en contacto con Decorazón.

Seguiremos teniendo novedades de Jordi y en Decorazón tendrá su espacio para darlas a conocer.